SAN BLAS contra los males de garganta - Carlos Ros

978-84-17101-85-5

Nuevo producto

San Blas es uno de los catorce santos “auxiliares” de enfermedades especiales, cuyo culto se extendió a partir del siglo XIV por Alemania y otros países de Europa. Un grupo de santos milagrosos compuesto por los santos Blas, Erasmo, Pantaleón, Vito, Dionisio, Ciriaco, Jorge, Egidio, Cristóbal, Agatón, Eustaquio, Catalina, Margarita y Bárbara.

El 3 de febrero es la fiesta de San Blas, posiblemente el santo “auxiliador” más popular en la devoción de los fieles. Existe una costumbre en Europa que en ese día, en la iglesia, el sacerdote aplique dos cirios encendidos en forma de cruz sobre la garganta de los fieles e implore: “Que por la intercesión de San Blas, obispo y mártir, Dios te libre de los males de garganta y de cualquier otro mal, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Más detalles

1,50 € IVA incl.

1 Artículo

  • Y también se bendice, en honor del mismo santo, el pan, el vino y las frutas, para que al comerse no se padezca de las afecciones de garganta y del dolor de muelas.

    Autor: Carlos Ros

     

    carlos ros(Santa Olalla del Cala, Huelva, 1941)

    Ha dedicado una especial atención a personajes y temas sevillanos a lo largo de toda su bibliografía, que sobrepasa la veintena de libros, Biografía de Doña María Coronel, Sor Ángela de la Cruz, Dolores Márquez de la Casa de Arrepentidas o Madre Isabel del Beaterio de la Trinidad. También un importante estudio sobre Los Arzobispos de Sevilla o los curiosos Sermones del Loco Amaro.

    La Sevilla del XVII pintada con todo detalle en un tema que enloqueció a la ciudad en La Inmaculada y Sevilla. El libro exhaustivo, en colaboración, del que fue director, Historia de la Iglesia de Sevilla. O sea curiosa serie que comenzó por Los fantasmas de la Catedral de Sevilla y Los fantasmas del Alcázar de Sevilla, para concluir abierto a la geografía hispana, con Los Fantasmas de las Catedrales de España. También El duque de Montpensier, la ambición de reinar, protagonista el infante don Antonio de Orleáns, duque de Montpensier, que plantó su Corte Chica en el palacio de San Telmo de Sevilla, para convertirse en un personaje inquietante en la historia del reinado de su cuñada Isabel II.

    Y últimamente, esa figura contrapunto en la vida de don Pedro el Cruel, su amante Doña María de Padilla, el ángel bueno de Pedro el Cruel. en “Verenable Fernando de Contreras, apóstol de Sevilla, redentor de cautivos” Rescata el autor del olvido una figura significativa e la Sevilla del siglo XVI, que mereció ser sepultado en el lugar más privilegiado de la Catedral no siendo él sino un simple cura que fraguó gran parte de su vida en la redención de cautivos. Y si el Venerable Contreras fue un sacerdote ejemplar de la Iglesia de Sevilla del siglo XVI, el autor se apresura a escribir sobre otro sacerdote ejemplar del siglo XXI, el Padre Leonardo Castillo, que por su vinculación con el mundo taurino, el autor lo tituló en las dos ediciones primeras La faena de su vida y en esta ha querido resaltar su vocación de Costalero para un Cristo Vivo.

     

  • EditorialLetras de Autor
    AutorCarlos Ros
    IdiomaCastellano
    ISBN978-84-17101-85-5
    GéneroReligión y creencias (HR)
    Tamaño11 x 16 cm
    Páginas12 B/N con 2 a color
    Fecha ediciónNoviembre 2017
    CubiertaSin cubierta

Reseñas

Escriba una reseña

SAN BLAS contra los males de garganta - Carlos Ros

SAN BLAS contra los males de garganta - Carlos Ros

San Blas es uno de los catorce santos “auxiliares” de enfermedades especiales, cuyo culto se extendió a partir del siglo XIV por Alemania y otros países de Europa. Un grupo de santos milagrosos compuesto por los santos Blas, Erasmo, Pantaleón, Vito, Dionisio, Ciriaco, Jorge, Egidio, Cristóbal, Agatón, Eustaquio, Catalina, Margarita y Bárbara.

El 3 de febrero es la fiesta de San Blas, posiblemente el santo “auxiliador” más popular en la devoción de los fieles. Existe una costumbre en Europa que en ese día, en la iglesia, el sacerdote aplique dos cirios encendidos en forma de cruz sobre la garganta de los fieles e implore: “Que por la intercesión de San Blas, obispo y mártir, Dios te libre de los males de garganta y de cualquier otro mal, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

11 Productos de la misma categoría: