VILLANCICOS Y ROMANCES - F. Sánchez Carpio

978-84-16958-36-8

Nuevo producto

JUGANDO

En la esquina de su casa Jesús juega con los chicos de su entorno al escondite que es un juego divertido.

Uno oculta su persona por detrás de un borriquillo; otro adentro de un portal y aquel nuevo, en un montículo.

Jesús corre que te corre se reserva el mejor sitio: en el Templo de su Padre, que es lugar apetecido.

Todos buscan a Jesús, todos corren con sigilo, y no encuentran, porque está orando a Dios, como Hijo

Más detalles

8,00 € IVA incl.

1 Artículo

  • Autor: F. Sánchez Carpio

    Florentino sanchez caspioVine al mundo en un pueblo chiquito de Castilla la Mancha.

    Desde siempre me gustó hacer versos. En el campo. En mi casa. Me salían insignificantes. Pero yo seguía, erre que erre, quitando el tiempo a mi descanso mientras desarrollaba múltiples oficios necesarios para vivir.

    Hoy día ya más tranquilo, sin el agobio del trabajo, me dedico a sacar en limpio tantos sueños antiguos, con la esperanza vana de que estos renglones sean leídos por mis amigos sin mucho empacho.

    Otros títulos publicados:

    Del amor y otros combates,

    Rimas y romances,

    A la vera del camino,

    Amor y desamor,

    El tiempo que se va,

    Caminando, caminando,

    El espejo de los años,

    Vendimiando,

    Intima llama,

    Los cabos sueltos,

    De la mina de mis versos,

    Diario acontecer,

    Las cítaras del agua,

    Agua y polvo,

    Alas,

    El pulso de los días,

    DEDICATORIAS, LOAS Y ELEGÍAS,

    GRANOS RISUEÑOS ,

    UN AMOR ROMÁNTICO y otros AMORES.

  • EditorialLetras de Autor
    AutorF. Sánchez-Carpio
    IdiomaCastellano
    ISBN978-84-16958-36-8
    Género Poesía (DC)
    Tamaño14 x 21cm
    Páginas90 B/N
    Fecha ediciónNoviembre 2016
    CubiertaRústica

Reseñas

Escriba una reseña

VILLANCICOS Y ROMANCES - F. Sánchez Carpio

VILLANCICOS Y ROMANCES - F. Sánchez Carpio

JUGANDO

En la esquina de su casa Jesús juega con los chicos de su entorno al escondite que es un juego divertido.

Uno oculta su persona por detrás de un borriquillo; otro adentro de un portal y aquel nuevo, en un montículo.

Jesús corre que te corre se reserva el mejor sitio: en el Templo de su Padre, que es lugar apetecido.

Todos buscan a Jesús, todos corren con sigilo, y no encuentran, porque está orando a Dios, como Hijo

30 Productos de la misma categoría: